Corremos el riesgo de sufrir enfermedades graves e incluso la muerte, si no somos capaces de mantener los niveles de pH equilibrado en nuestro cuerpo, ya que es