El cuerpo humano es considerado como mecanismo perfecto, ya que mantiene en jaque millones de procesos que ocurren al mismo tiempo. Sorprendentemente, hay un fuerte equilibrio entre todos